Días de Tokyo

Al llegar a mediados de año comienza a hacer mella la saturación de bodas, comuniones y demás fotografía social, por lo que cuando llega el encargo de un trabajo de fotografía de producto se agradece, es sano cambiar de registro de vez en cuando para oxigenarse y renovar ideas.

…Cuando me dicen que el trabajo sería en Tokyo los ojos se me pusieron como platos, no se va al otro extremo del mundo todos los días…

El viaje caótico, no es fácil acomodar en las especificaciones de peso y medidas de las compañías aéreas todo el equipo para montar un estudio portátil y si le añadimos el otro equipo, el de sacar a la calle a pasear, el que te permite unas buenas caminatas diarias sin destrozarte (más) la espalda, entonces el tema se vuelve un puzzle en que todas las piezas encajan al milímetro y al gramo, no se admiten sobrepesos bajo amenaza de recargo importante en la puerta de embarque.
El caso es que mi compañero Álvaro (www.alvaroaragon.com/) y yo debemos de haber sido unos fenomenales estudiantes porque conseguimos llevarnos todo lo necesario y lo que es mas difícil: traerlo todo de vuelta y con los añadidos de un par de recuerdos para la familia. A priori imposible pero…

Durante los tres primeros días toda nuestra vida en la capital nipona se reducía al traslado del hotel al lugar de trabajo al salir el sol y vuelta al hotel una vez había anochecido, por lo que lo visto de la ciudad se reduce a lo que estaba al otro lado de la ventanilla del taxi, los otros tres días (dos y medio en realidad) sí fueron de patear mucho, pasar muchísima calor – no hace frío en Tokyo en el mes de Julio, a pesar de la lluvia – y terminar con los ojos escocidos de tanto mirar, hay mucho para ver, muchas cosas distintas y que llaman la atención.

Desde la habitación del hotel podemos ver el mercado de pescado de Tokyo, uno de los puntos que teníamos que visitar. Es lo que queda dentro de esa especie de estadio de la esquina inferior izquierda:

MGG_0003

 

Y luego lo que uno espera encontrarse: luces, color, trenes, multitud de luminosos y gente, mucha gente. Nos ha llamado la atención lo limpio que está todo, no te encontrarás (durante el día, por lo menos) ni un papel ni una colilla tirada en el suelo, los coches parecen recién salidos del lavado y la inmensa mayoría de los taxis son curiosos porque tienen una línea muy uniforme y son coches con líneas mucho mas rectas que lo que estamos acostumbrados a ver por aquí, parecen salidos de alguna película americana:

MGG_0007

MGG_0024

MGG_0028

MGG_0043

MGG_0051

MGG_0182

MGG_0183

MGG_0186

MGG_0335

MGG_0606

MGG_0610

MGG_0855

MGG_0862

MGG_1054

MGG_1143

MGG_1148

 

Comer y beber en Tokyo ni es mucho mas caro que en este país ni es difícil, en cualquier esquina en medio de la calle te encontrarás con máquinas expendedoras y en la mayoría de los restaurantes puedes intuir que es lo que te vas a comer porque tienen unas reproducciones en plástico con los platos disponibles que son una maravilla, están tan bien hechos que parece que te los puedes comer directamente. La mayor parte de los tokiotas hablan inglés como los españoles (lo justo y menos), por lo que basta con señalar: “yo quiero uno de esos”:

 

MGG_0243

MGG_0459

MGG_0768

MGG_0771

MGG_0783

MGG_0821

MGG_0979

MGG_0982

 

Paseando por Tokyo: templos, el metro, los mercados (no se parecen nada a los mercados de aquí, parecen centros comerciales de alto standing), la zona “manga” y la zona “tecnológica”, la gente y sus curiosidades… y su dependencia del móvil. Es increíble la cantidad de tiempo que se pasan todos mirando una pantalla pero también tengo que decir que para nosotros fue un artículo imprescindible, si no sabes donde estás ni a donde vas… Google Maps.
Asakusa, Ueno, Akihabara, Shibuya, Shinjuku, Shimbashi y Ginza, las zonas que podréis ver por aquí. Ginza es el distrito de las grandes marcas, como se dice por allí “si  eres una gran empresa pero no tienes una tienda en Ginza  no existes”, allí también está nuestra representación:

MGG_0105

MGG_0104

MGG_0208

MGG_0327

MGG_0331

MGG_0343

MGG_0379

MGG_0386

MGG_0389

MGG_0404

MGG_0433

MGG_0439

MGG_0454

MGG_0460

MGG_0480

MGG_0485

MGG_0493

MGG_0531

MGG_0559

MGG_0564

MGG_0582

MGG_0586

MGG_0612

MGG_0613

MGG_0615

MGG_0616

MGG_0619

MGG_0621

MGG_0637

MGG_0640

MGG_0646

MGG_0648

MGG_0654

MGG_0661

MGG_0664

MGG_0760

MGG_0761

MGG_0763

MGG_0839

MGG_0858

MGG_0860

MGG_0957

MGG_0959

MGG_0961

MGG_0998

MGG_1002

MGG_1005

MGG_1019

MGG_1021

MGG_1023

MGG_1032

MGG_1033

MGG_1046

MGG_1052

MGG_1060

MGG_1062

MGG_1085

MGG_1092

MGG_1096

MGG_1099

MGG_1103

MGG_1118

MGG_1125

MGG_1164

 

Y por fin el mercado de pescado, allí entran toneladas de atún a diario y la subasta es algo digno de ver pero… hay que pedir cita porque solo puede entrar un cierto número de personas cada día, por lo que nos hemos tenido que conformar con visitarlo una vez terminada la subasta y darnos un paseo por los alrededores con alguna parada en alguno de los puestos para probar algo de producto local. ¡¡ Que menos !! ¿No?

MGG_0260

MGG_0289

MGG_0311

MGG_0314

MGG_0317

MGG_0502

MGG_0887

MGG_0890

MGG_0891

MGG_0894

MGG_0896

MGG_0902

MGG_0903

MGG_0909

MGG_0912

MGG_0921

MGG_0922

MGG_0924

MGG_0926

MGG_0928

MGG_0933

MGG_0944

MGG_0945

MGG_0952

MGG_0954

 

Y para terminar una visita a la Torre de Tokyo, espectaculares las vistas desde el mirador situado a 350 metros de altura. Tokyo inmenso.

MGG_0676

MGG_0699

MGG_0710

MGG_0728

MGG_0736

MGG_0747

MGG_0756

 

Despido esta entrada con la misma imagen con la que la comenzamos, las vistas desde el hotel. Me gustaría volver algún día porque hemos visto mucho pero realmente ni hemos empezado a descubrir esta ciudad:

 

MGG_0175

 

3 Comments

  1. by Emili A. on 05/08/2016  10:00 Responder

    Muchas gracias Magaga, me has acabado de decidir de irme al Japón.

    • by magaga on 05/08/2016  10:11 Responder

      Gracias por tu comentario Emili, si quieres llevarme cuando vayas ya sabes que estaré dispuesto. Mas que nada para indicarte cual es la maquinita correcta para sacar los tickets del metro, jejeje..

  2. by magaga on 05/08/2016  10:57 Responder

    Mas cosas Emili (y al resto a los que pueda interesar):

    Silencio: es increible el silencio que reina en una ciudad inmensa como ésta, por la calle se oye el ruido de los coches y los avisos de los semáforos, aparte de eso solo escuchas los pasos de la gente (en el metro parece un desfile militar, solo pasos y su eco). En los centros comerciales no hay ese murmullo incesante que tenemos por aquí y que termina atontándote, solo música de fondo - muy suave - y el sonido de gente moviéndose.

    Seguridad: igual es solo apariencia (ya digo que no), pero puedes salir a cualquier hora por cualquier calle porque nadie se dirigirá a tí de mala manera. Si te dejas el móvil sobre una mesa tienes el 95% de posibilidades de que salgan detrás de tí para devolvértelo, si pierdes la cartera lo mas seguro es que puedas recuperarla con todo lo que llevas dentro. Igualito que aquí...

    Hasta te devuelven el dinero si te has equivocado al coger los tickets del metro. Otra vez igual que aquí.

    Curioso es también que en nuestras ciudades tenemos palomas; ellos tienen cuervos. Me ha llamado la atención la cantidad de cuervos que campan a sus anchas por toda la ciudad, pero también me ha llamado la atención que ni molestan ni ensucian (o se limpia enseguida). Bonitos no son pero para mi gusto bastante mas prácticos que las palomas.

    Ya veis: igualito que aquí.

Deja un comentario