Llegando a Arzúa por el Camino del Norte, justo al lado del pueblo vecino de Boimorto podemos detenernos a disfrutar unos días de un delicioso lugar: la pensión O Real de Boimil.
El descanso y la tranquilidad están garantizados.